Juguetes de cumpleaños

miércoles, 13 de agosto de 2008

 

Para esos días de soledad y vagina lubricada, nada mejor que un vibrador para deslizarlo entre mis piernas, hacerlo vibrar sobre mi vulva, que me agite, mientras mis pensamientos divagan fantaseando con el protagonista de la historia de mi ensueño.

No quiero un vibrador que sea una caricatura de un pene. Para eso, prefiero un hombre de verdad. En vez de aquello, necesito un vibrador diseñado ergonómicamente, que se adapte a mis sinuosidades, que estimule correctamente mi clítoris hasta alcanzar un solitario orgasmo.

Estos juguetes son de material antibacterial, para hacer de la masturbación un acto higiénico y limpio. Elegantes, sencillos, sin formas grotescas de vergas plasticas que me parecen de lo más antiestéticas.

Womolia: para uso externo e interno. Porque a veces estoy de humor de ser penetrada y otras veces, prefiero solo ser estimulada externamente

Elegante gadget para la estimulación total de la vulva

Pequeño, complice silencioso, se adapta a cualquier dedo

Ya saben con qué me pueden sorprender.

Fuente: Emotional Biss