Cómo hacerle sexo oral a una mujer

lunes, 9 de junio de 2008

 

He titulado de este modo este artículo para no sonar grosera con el "cómo me gusta que me hagan sexo oral".

Somos delicadas. Sensibles. Al estar listas, fluimos de manera líquida por en medio de las piernas. Estando abiertas como una flor, esperamos esas caricias superficiales al principio, que vayan saboreando cada pliegue, cada pedazo de piel.

Consejos

  • Besa el cuerpo de tu diosa de a poco. Empieza por sus ojos, la ternura nos excita muchísimo. Baja por su cuello, sus senos, donde puedes detenerte. Desciende por su vientre, hasta llegar a su feminidad.
  • Espera que haya suficiente rocio en la piel para introducirte en las profundidades de su cuerpo, así sea con los dedos.
  • Para humedecernos de forma natural, acaricia alternativamente sus muslos, sus piernas. Que tu mujer se vuelva barro entre tus manos.
  • Tomate tu tiempo. Más es más. Dedicale atención completa y minuciosa a toda la flor que tienes entre los labios.
  • Si estás seguro de la higiene de tu diosa (si no está depilada y limpia, no merece el calificativo de diosa), anda aún más atrás, besa su flor en capullo.
  • El clítoris es muy sensible. Al llegar al umbral del orgasmo es pone aún más sensible, duele. Desvía tu lengua de ahi si sientes que tu diosa está a punto de explotar.

Un hombre que maneja el arte del cunnilingus tiene ganada la mitad de la batalla. Pues si, después de una sesión de sexo oral, despliega suficiente potencia puede dejar huellas en su diosa que la mantendrán cautiva y satisfecha.