La primera vez que lo noté (continuación)

sábado, 16 de febrero de 2008

 

Como recordarán les narraba mi historia de amor con Becky. Habíamos trotado temprano en la madrugada y debimos compartir la ducha para ahorrar tiempo y poder ir al colegio. Fue la primera vez que la vi desnuda. Era preciosa, a sus 15 años, sus senos estaban completamente desarrollados. Algo gruesita, pero muy bien proporcionada, se veía linda mientras el agua recorría su cuerpo. Desperté del letargo que me ocasionó verla desnuda y mojada en mi ducha cuando me dice, "pásame el shampoo.." Al estirar su brazo para alcanzar el frasco, sus senos rozaron los míos. Sentí una emoción muy rara. Entonces ella me abrazó. Siempre nos abrazábamos, pero era la primera vez que lo hacíamos desnudas. Sus senos eran macizos, suaves y tersos como duraznos.

La tentación fue muy fuerte. Ella tomó mis senos entre sus manos, los masajeo circularmente con el jabón. Ahora puedo entender que estaba excitándome a propósito, es mas, cuando lo recordamos, ella ríe por lo perversa que fue. Empezó a enjabonar mi espalda, parada frente a mi, su vulva se enfrentaba con la mía, que goteaba de gusto. Sus manos recorrían mi espalda, deteniéndose justo antes de llegar a mis glúteos. Para ella, solo eran juegos inocentes. Quise besarla en ese momento, pero de pronto mi madre nos toca la puerta recordandonos lo tarde que era. El primer beso nos lo dimos tiempo después, lo cual es material para otro post. Ese día entendí que las mujeres pueden encender a otras mujeres. Como a mí.