Cuentos de Amor y Sexo cerrado

martes, 30 de septiembre de 2008

 

Este blog se despide indefinidamente, los comentarios se cierran, las luces se apagan, se acabó la función. Los Cuentos de Amor y Sexo se trasladan para dar lugar a una "segunda temporada", en Eroticcas, donde se trasladaron los cuentos.

Eroticcas será un blog de erotismo, una versión madura de Cuentos de Amor y Sexo, con más secciones, fotografías, difusión de la sensualidad y desmitificación de tabúes. Un blog dirigido a público de criterio amplio y formado, sin caer en el facilismo de lo pornográfico.

Los espero.
EROTICCAS

¡¡Lanzamiento oficial lunes 6 de octubre!!


PD: No podía seguir teniendo entre mis blogs ninguno con el horrible apéndice "blogspot".

Transición en los Cuentos

domingo, 7 de septiembre de 2008

 

Por motivos que no viene al caso comentar, este blog ha cambiado su url, nótese que ahora es
http://eroticcas.blogspot.com

Este es el primer paso a una gran revolución que llevará a Cuentos de Amor y Sexo al sitial que merece. Siempre lo tuve algo abandonado, pues su contenido estaba sujeto a las fluctuaciones sentimentales que siempre me han aquejado. Eso se acabó. Por ahora, he "despedido" a las contribuyentes pues ninguna da señales de vida.

Ahora queridos lectores, les rogaré modifiquen sus url, ya que la anterior está apuntando a un blog spam que surgió apenas dejé botada esa url.

Ya lo saben. Esperen pronto la metamorfosis de Cuentos de Amor y Sexo, el rincon erótico de Pitonizza donde las fantasías se difuminan con la realidad y es muy dificil determinar lo que es real y tangible de los Cuentos de Amor y Sexo.

Pitonizza, ¿te pasa algo?

miércoles, 3 de septiembre de 2008

 

Pitonizza... ¿qué te pasa, porqué tan seria?

Asi es mi cara.

Pero estás más enfurruñada que de costumbre.

Es que no me carga la página, y me duele la cabeza.

Has pasado mucho tiempo conectada, descansa.

No, no puedo dejar la maldita adicción al Internet.

Por eso, apaga eso, haz otra cosa para variar...

No quiero, estoy esperando a ver quién se conecta.

Eso es lo que te tiene así Pito... es que te está pasando otra vez, estás ventilando tu vida privada y te sientes culpable.

A lo mejor, pero es mi tendencia a la exhibición casi pornográfica de mis asuntos personales. ¿Qué hago?

Controlate un poco, total, no es el fin del mundo.

No, pero yo quería que él...

CALLA, o mejor dicho NO LO ESCRIBAS.

Gracias, estuve a punto de cometer una estupidez y escribir el nombre del hombre que me tiene así...

¡Y eres capaz! Y tus metáforas se vuelven cada vez más descifrables.

Me conoces muy bien, ¿cómo te llamas?

Esotéricca.

Desahogo para un momento de desesperante depresión

martes, 19 de agosto de 2008

 

La curiosidad siempre los lleva a buscarme. ¿Cómo será la Pitonizza? ¿Será fea o bonita? Con un par de cervezas, resbala... está guapetona, copulable... Si tira como escribe, es perfecta para mis propósitos:

calmarme lo alunado,
bajarme la erección,
que me haga lo que la buena no hace,
la oficial,
la esposa,
la madre de mis hijos...
mi amor platónico,
la inalcanzable,
Britney Spears,

Pitonizza, mi fantasía hecha realidad. Pasa más fotos, quiero ver tus piernas. Mmm... sí, buenos muslos. Pon ahora otra en la que se te vean los pezones. Wow, muy bien, qué rica eres. Pasa más fotos. Como si Pitonizza fuera un objeto sin sentimientos. Pero Pitonizza piensa, siente, es capaz de amar. Pero a ninguno de los perros que babean, aullan, esperan ver más allá de las letras. Pitonizza no tiene corazón hace mucho, mucho tiempo. Y no ama ni amará a ninguno de esos perros que solo imaginan sus genitales.

Lo que le aconsejo a Pitonizza, a la mujer que veo todos los días cuando me lavo los dientes, es "el cachito que te queda de corazón, acorázalo". Úsalos, gózalos y deséchalos. No les des más de una oportunidad. Dos, si estuvo decente el desempeño. Pero no más.

Me haría lesbiana. Pero no me gustan las mujeres ni aunque me lo propusiera.

Juguetes de cumpleaños

miércoles, 13 de agosto de 2008

 

Para esos días de soledad y vagina lubricada, nada mejor que un vibrador para deslizarlo entre mis piernas, hacerlo vibrar sobre mi vulva, que me agite, mientras mis pensamientos divagan fantaseando con el protagonista de la historia de mi ensueño.

No quiero un vibrador que sea una caricatura de un pene. Para eso, prefiero un hombre de verdad. En vez de aquello, necesito un vibrador diseñado ergonómicamente, que se adapte a mis sinuosidades, que estimule correctamente mi clítoris hasta alcanzar un solitario orgasmo.

Estos juguetes son de material antibacterial, para hacer de la masturbación un acto higiénico y limpio. Elegantes, sencillos, sin formas grotescas de vergas plasticas que me parecen de lo más antiestéticas.

Womolia: para uso externo e interno. Porque a veces estoy de humor de ser penetrada y otras veces, prefiero solo ser estimulada externamente

Elegante gadget para la estimulación total de la vulva

Pequeño, complice silencioso, se adapta a cualquier dedo

Ya saben con qué me pueden sorprender.

Fuente: Emotional Biss

El dia que la Bella y la Bestia hicieron el amor

domingo, 3 de agosto de 2008

 

Desde que la Bella conoció a la Bestia, no pudo olvidar sus ojos, sus ojos clavados en medio de sus senos, como dagas, insistentes, fijos en sus protuberancias. La Bella -quien no se considera a sí misma bella- se quedó con esa impresión.. y ese abrazo de la primera vez que se vieron, cuando en aquella fria ciudad sus fuertes brazos le dieron algo de calor.

Pasó el tiempo, un ir y venir de miradas, palabras, indirectas, roces indiscretos "como quien no quiere la cosa". Ella se encendía, pero se quedaba en silencio. En cierto modo, la Bella temía a la Bestia. Quiso evitar la tentación. Hasta el día que la Bella aceptó ir a la madriguera de la Bestia.


Tal como ella lo esperaba, la Bestia fue un desborde de pasión. Sus ojos brillaban como los de una fiera. Y la Bella se convirtió en una fiera también. El absorbió de ella todos sus jugos, la llevó a conocer un mundo multiorgásmico donde se pierde la cuenta. Sus magras caderas latían, vibraban. Toda su piel se erizaba al contacto de aquella fiera. La Bestia ahogaba los gritos de su Bella dama con besos que paradójicamente eran suaves, delicados, tiernos.

La Bestia fue todo un caballero con su Bella transmutada en fiera. Se concentró en darle placer, llenarla de gozo, escudriñar cada rincón de sus humedas cavernas. Hasta hacerla explosionar. La Bella le devolvió el favor tomando con sus manos el enrojecido miembro de la Bestia, y golosamente lo devoró todo, haciendo duplicar de tamaño aquella verga dentro de la boca de la Bella. Y no dejar de succionar hasta que la Bestia eyaculara en su cara.

Chat sensual entre Caperucita y el Lobo

domingo, 27 de julio de 2008

 


En estos tiempos modernos, todos nos comunicamos por chat. Un día, el messenger se convirtió en un improvisado bosque donde Caperucita ardiente y roja se encontró con un lobo feroz y lujurioso. El fragmento que leerán a continuación es real. Entre otras cosas, rescato lo que logré "hackear" de aquella fabulosa conversación:




Lobo feroz:
¿Me recuerdas?
Caperucita ardiente y roja dice:
No, no te recuerdo.
Lobo feroz dice:
¿Nada?
Caperucita ardiente y roja dice:
Solo una pequeñita parte... ese día en el bosque.
Lobo feroz dice:
¿O no conoces aun lo que deseas conocer? Tú huiste, pequeña caperuza.
Caperucita ardiente y roja dice:
Quiero, so riesgo de ser devorada, conocer la magnitud de esa hambre que dices tener...
Lobo feroz dice:
¿Sí? Pues serás devorada lentamente.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿Ah si...?
Lobo feroz dice:
Saboreada, no de un solo bocado. Me deleitaré con tu sabor.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿En serio?
Lobo feroz dice:
...en serio, voy a devorarte de la manera más minuciosa y lasciva que has sentido alguna vez.
Caperucita ardiente y roja dice:
:-O
Lobo feroz dice:
Me importa un bledo la modestia, contigo voy a jactarme.
Caperucita ardiente y roja dice:
Jactate, te reto.
Lobo feroz dice:
Voy a dejar en ti un recuerdo que será marcado en tu memoria con fuego.
Caperucita ardiente y roja dice:
:-O
Lobo feroz dice:
Haré que recuerdes todos y cada uno de los segundos que pases a mi lado.
Caperucita ardiente y roja dice:
Yo me dejo llevar lobito...
Lobo feroz dice:
Haré que ruegues que te devore, que te inunde de placer, y que te lave de todo sabor amargo.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿Ahhh, si...?
Lobo feroz dice:
Voy a hacer que grites incoherencias con cada orgasmo que te arranque.
Caperucita ardiente y roja dice:
mmmmmmm
Lobo feroz dice:
Voy a mostrarte que soy más práctica que teoría... que puedo encontrar lugares en ti que nunca pensaste que podían ser placenteros.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿hablas de la nuca, el cuello?
Lobo feroz dice:
No solo esos lugares mi linda caperucita... tú estás llena de pequeños puntos, obviamente que tu area del sacro será sacra para mí.
Caperucita ardiente y roja dice:
Ohhh, ¡qué buena analogia!
Lobo feroz dice:
que me voy a deleitar en tocar, lamer y chupar.
Caperucita ardiente y roja dice:
Rico, ¿cuanto tiempo te quedarías en el sur?
Lobo feroz dice:
Hasta que me apartes, quiero que el momento de entrar en ti, sólo sea la cereza del tazón de helado...
Caperucita ardiente y roja dice:
Yo soy insaciable, te comento, por eso me dicen roja, porque soy como el fuego...
Lobo feroz dice:
Yo voy a saciarte, será una noche inolvidable. Serán MUCHAS noches , tardes y amaneceres inolvidables.
Caperucita ardiente y roja dice:
Mmm.. ¿si?
Lobo feroz dice:
Si...
Caperucita ardiente y roja dice:
No me lo puedo imaginar.
Lobo feroz dice:
No lo imagines cielo... Espera mejor hasta haberlo probado.
Caperucita ardiente y roja dice:
Por eso, mejor no imagino.
Lobo feroz dice:
sip... espera paciente cielo.
Caperucita ardiente y roja dice:
Siento que ya huelo a sexo en este momento.
Lobo feroz dice:
Desde acá puedo olerte y esa fragancia me pone a cien a mí.
Caperucita ardiente y roja dice:
Es verdad, eres un lobo con un olfato privilegiado.
Lobo feroz dice:
Sip... quiero registrar tu olor en mi memoria para poderte localizar cada vez que estés cerca y deseosa, aparecer detrás de ti sin un sonido.
Caperucita ardiente y roja dice:
ah si.. entonces...
Lobo feroz dice:
...y tapándote los ojos, darte mucho placer. Quiero ver si puedes orgasmar con los ojos abiertos, viéndome a los ojos, quiero ver qué leo en esos ojos en esos momentos
Caperucita ardiente y roja dice:
¿con los ojos abiertos? Es como intentar estornudar con los ojos abiertos, lobito, es imposible...
Lobo feroz dice:
¿Lo consideras imposible? veremos...
Caperucita ardiente y roja dice:
Lo considero fisiológicamente imposible.
Lobo feroz dice:
Estornudar con ojos abiertos sí, lo del orgasmo, ya veremos...
Caperucita ardiente y roja dice:
:)
Lobo feroz
Tengo una imagen de ti ahora, tu sentada en tu computadora, un poco sonrojada y despeinada.
Caperucita ardiente y roja dice:
Sigue...
Lobo feroz dice:
...y vestida con tu faldita colorada muy limpia, y cada vez que lees mi cuento...
Caperucita ardiente y roja dice:
¿si...?
Lobo feroz dice:
Veo tu mano moviendose a tu blusa y jadeas de lo excitada que te pones y empiezas a acariciarte tu seno derecho, apretando tu pezón entre el pulgar y el indice.
Caperucita ardiente y roja dice:
De hecho, es el izquierdo, soy derecha, no zurda.
Lobo feroz dice:
¡Entonces el derecho!
Caperucita ardiente y roja dice:
Mmm...
Lobo feroz dice:
Estoy notando tu mano meterse en tu blusa para abarcar tu seno y acariciarlo con mas soltura, imaginandote que es mi mano, sólo que tus nudillos no son asperos, pero los mios sí.
Caperucita ardiente y roja dice:
¡Tienes manos muy grandes!
Lobo feroz dice:
¿Te encantaría que mi aspereza contacte con tu suavidad de piel?
Caperucita ardiente y roja dice:
Sí, las adivino muy cálidas... y traviesas.
Lobo feroz dice:
Estás por la mitad del cuento. Veo que ya no quieres acariciarte los senos, así que metes tu mano bajo tu falda y vas pasándola por tu pubis, sobre tu interior.
Caperucita ardiente y roja dice:
Sigue...
Lobo feroz dice:
Notando cómo se humedece más y más...
Caperucita ardiente y roja dice:
¡Sí, sí!
Lobo feroz dice:
Así que decides tocar más dentro. Vas recorriendo el contorno del panty.
Caperucita ardiente y roja dice:
De hecho, deberé solo imaginarlo, no hacerlo, mi mamá está cerca...
Lobo feroz dice:
Imagina que abres las piernas un poco para darte más terreno
Caperucita ardiente y roja dice:
aja
Lobo feroz dice:
Y acaricias tus labios mayores, ingurgitados de sangre y tremendamente sensibles
Caperucita ardiente y roja dice:
¡Hinchados!
Lobo feroz dice:
¡Chorreantes de jugo!
Caperucita ardiente y roja dice:
Sí, gotean...
Lobo feroz dice:
Y quemas etapas, vas directo a aprisionar tu clítoris erecto y moverlo y apretarlo, luego a trazar círculos a su alrededor.
Caperucita ardiente y roja dice:
Quisiera hacerlo de verdad.
Lobo feroz dice:
Subiendo el umbral del orgasmo cada vez más, ya no estás jadeando, estás gimiendo.
Caperucita ardiente y roja dice:
Debo cerrar mis piernas para presionar disimuladamente...
Lobo feroz dice:
Sientes tus piernas y tu pelvis moverse más ritmicamente.
Caperucita ardiente y roja dice:
.....!!!!!
Lobo feroz dice:
¡E imaginas a esta bestia cargándote en brazos y penetrándote de forma salvaje!
Caperucita ardiente y roja dice:
¡Bestia salvaje...! Mmmmm...
Lobo feroz dice:
Intercalando su sexo y su lengua, sólo que la bestia no te deja ser recíproca, sólo disfrutas como loca.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿ah si?
Lobo feroz dice:
No te da la mente a responder.
Caperucita ardiente y roja dice:
No pienso... ¡me importa un bledo mi abuelita!
Lobo feroz dice:
solo gozas
Caperucita ardiente y roja dice:
Delicioso...
Lobo feroz dice:
Y lo que ya tienes son tres dedos tuyos en ti.
Caperucita ardiente y roja dice:
asi es...
Lobo feroz dice:
y el jugo que chorrea te moja completamente, con eso tus dedos resbalan muy bien
Caperucita ardiente y roja dice:
¡Ah, sí sí!
Lobo feroz dice:
Imaginándote mi lengua ahi...
Caperucita ardiente y roja dice:
¡qué sensación!
Lobo feroz dice:
Si un trompo romo y mojado y caliente
Caperucita ardiente y roja dice:
¿que se siente?
Lobo feroz dice:
Imagina como corrientes de placer que trepan por tus nalgas y envuelven tus piernas y la sensación de tener una brasa en tu pelvis
Caperucita ardiente y roja dice:
Puedo sentirlo...
Lobo feroz dice:
Ese fuego evapora tu sangre.
Caperucita ardiente y roja dice:
¡¡aah!!
Lobo feroz dice:
sientes como un globo que se va inflando dentro de ti
Lobo feroz dice:
y sólo deseas que reviente porque sabes de qué está lleno.
Caperucita ardiente y roja dice:
Sí... ¡pugna por explotar!
Lobo feroz dice:
Ahora imagínate que la bestia se divide en dos.
Caperucita ardiente y roja dice:
¿si?
Lobo feroz dice:
Ahora son dos lenguas que están lamiendo tu intimidad, dos lenguas enormes, rugosas y serpenteantes
Caperucita ardiente y roja dice:
Ah siii, sigue, mmm.
Lobo feroz dice:
Una se ceba con tu jugo vaginal, la otra te mordisquea las nalgas. Una se enreda en tu ombligo, la otra en el pliegue de tus nalgas y en tu sacro. Una lacta de tus senos, la otra traza circulos en tu espalda
Caperucita ardiente y roja dice:
Eres un conocedor de la anatomía femenina, lobito...
Lobo feroz dice:
¡Quiero conocer la tuya por completo!
Caperucita ardiente y roja dice:
Si...
Lobo feroz dice:
Y mientras una lengua conoce la tuya, y la otra va recorriendo tu nuca, cada una te empieza a penetrar, estás prácticamente quieta porque las embestidas de ambas bestias te mantienen en equilibrio en el aire, y las cuatro zarpas están prendidas de tus senos, o de tus brazos, masajeando, probando, acariciando.
Caperucita ardiente y roja dice:
Estoy muy maleable
Lobo feroz dice:
Te estás derritiendo de placer, puedo ver tu sonrojo.
Caperucita ardiente y roja dice:
Y sin poderme siquiera tocar...
Lobo feroz dice:
Hasta veo cómo la punta de tu lengua recorre tus labios y tu respiración aumentada.
Caperucita ardiente y roja dice:
Estoy tensa... mi mamá puede llegar en cualquier momento.
Lobo feroz dice:
Claro, estás disimulando frente a tu mamá...
Caperucita ardiente y roja dice:
Sí, es muy frustrante...
Lobo feroz dice:
Mira que yo la tengo como una piedra, cielo.
Caperucita ardiente y roja dice:
Ah si.. ¿como una piedra!?
Lobo feroz dice:
Sí, muy dura...
Caperucita ardiente y roja dice:
Llámame, quiero sentir que el telefono vibra por una llamada de un animal que tiene una verga erecta y dura por chatear conmigo.
Lobo feroz dice:
Escucharte sería muy intenso.
Caperucita ardiente y roja dice:
Sí, me quitaria el panty que me estorba.
Lobo feroz dice:
Claro para poderte tocar todita, colgar y volverte a llamar pero con tu celu bien apretado contra tu clitoris.
Caperucita ardiente y roja dice:
Haré lo que tú me ordenes...
Lobo feroz dice:
Te ordeno que salgas al bosque...
Caperucita ardiente y roja dice:
Lo que me pidas... lo haré.
Lobo feroz dice:
Sale, te voy a esperar a la vereda del camino.
Caperucita ardiente y roja dice:
Ahi estaré, ¡diré que olvidé algo en casa de la abuelita!
Lobo feroz dice:
No me vayas a hacer esperar...(L)
Caperucita ardiente y roja dice:
Iré ahora, que estoy completamente mojada.
Lobo feroz dice:
...y con muchas ganas.
Caperucita ardiente y roja dice:
¡¡Sí!!
Lobo feroz dice:
sin ponerte un dedo encima te he puesto totalmente ardiente.
Caperucita ardiente y roja dice:
Así veo.. ahora debo irme... salgo en este momento para allá.
Lobo feroz:
Besos... Te espero.
Caperucita ardiente y roja dice:
Nos vemos en el bosque.